Juan Bautista de la Concepción (1561-1613)

Este amor que vos tenéis a la criatura es superior a todos los tesoros y riquezas que ella pudo tener y vos le pudisteis dar, porque sin este amor no hay cielo ni gloria, y con él no hay infierno. Según esto, ignorancia es querer gustos sin vuestra voluntad, y dejarlos por vuestro amor es toda la felicidad que se puede imaginar. Obra es ésta y empresa hazañosa de la fe, que da lo que tiene por lo que no tiene. Por tanto, Señor, os suplico humildemente que no miréis nuestra ignorancia, nuestra flaqueza y miseria, sino que, sólo mirando vuestra mayor gloria y nuestro mayor aprovechamiento, enderecéis nuestras obras y encaminéis nuestra voluntad y querer, para que siempre y sólo, quiera lo que a vos más os agrada.

San Juan Bautista de la Concepción
Diálogos entre Dios y un alma afligida

Hoy celebramos 399 años de la muerte de San Juan Bautista de la Concepción, que dio lo que tenía por lo que no tenía. Continuamente ponemos por delante sus esfuerzos por ser más auténtico, más fiel a los orígenes, más asceta, más reformador que nadie. Yo creo que hoy nos equivocamos, Juan Bautista de la Concepción, Juan García, fue un alma afligida, siempre buscando silenciar sus pasos, huyendo del camino por la autenticidad, porque aprendió que Dios no nos quiere auténticos sino sencillos, y sólo cuando lo asumimos empezamos a ser felices. Por cierto, felicidades.

Un comentario en “Juan Bautista de la Concepción (1561-1613)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s