Caminos sin retorno

Todas las mañanas del mundo son caminos sin retorno. Tengo anotada esta frase en un pósit sobre mi mesa de trabajo, la leí en la novela Tous les matins du Monde de Pascal Quignard, que después Alain Corneau convirtió en una bella y delicada película. A pesar de su aparente estoicismo, incluso de su sentido trágico, la idea no deja de ser apropiada para estos momentos que vivimos.

Nuestra forma de manejarnos en la vida nos ha acostumbrado a los retornos, incluso los preparamos, esperando volver a lo que hacíamos antes, sobre todo a cómo lo hacíamos, una facilidad innata para convertir en tradición nuestras rutinas y defenderlas de cualquier intento de cambio, avance o revolución. Últimamente pareciera que nos hemos instalado en un comienzo continuo. No es solo que hayamos aprendido a manejarnos en el intrincado dédalo de las medidas de protección y cuidado, tampoco es una resignación a lo que venga, como si ya nada nos pudiera asustar y nos hubiéramos convertido en los valientes pulgarcitos de la vida. El momento actual es diferente porque nosotros lo somos, porque la realidad nos ha enseñado a amar el misterio y la incertidumbre, porque hemos comenzado a superar esa peculiar tortícolis que afecta a los proyectos y las programaciones, siempre preocupados por volver a lo que nos hizo felices.

Este aprendizaje nos impulsa al frente, nos recuerda que no debemos tratar de volver a aquello que nos ha hecho felices, como canta Sabina. Los caminos sin retorno son una invitación a salir de la obsesión por repetir modelos y valores, instantáneas de un pasado, resistencia íntima a abandonar ese eterno retorno que tranquiliza conciencias. Es así como la creatividad se convierte en un camino sin retorno, cada mañana nos incluye en la lista de quienes confían en el valor de lo por venir, de quienes arriesgan sus equipajes metodológicos y pastorales para hacerlos vida, no leyes ni moldes. Es así como la creatividad se nos presenta nuevamente como capacidad intacta y hecha de trazos.

La vida nos embarca en sendas tortuosas, que se cruzan entre ellas, que a veces se difuminan y otras se llenan de obstáculos, que vuelven sobre sí mismas y nos fuerzan a repetir la historia, como si no hubiéramos aprendido nada de lo recorrido. Solo cuando hacemos nuestras esas sendas y miramos su recorrido sin miedo, comprendemos que no admiten el retorno, nos llevarán a novedosos paisajes del aprendizaje, nos embarcarán en espacios de evangelización que abran, a su vez, nuevos caminos para otros, tal vez acostumbrados a las trochas y atajos.

Dice el filósofo estadounidense Joseph Campbell que debemos estar dispuestos a dejar ir la vida que planeamos, para poder tener la vida que nos espera (we must be willing to let go of the life we planned so as to have the life that is waiting for us). Se nos hace real esta recomendación, obligatoria incluso para poder mirar cada mañana, ese espacio común que nos capacita para la vida, siempre con un ojo hacia lo sabido y otro a lo por saber, en un equilibrio que nos permite creer, avanzar y sentir.

No se nos pide abolir la historia, levantar una pira en cada comienzo, en la que quemar el pasado y recibir lo nuevo. La tarea supone adentrarnos en todas las relaciones, en todas las posibilidades, en todos los encuentros que cada mañana nos ofrece. Se nos pide confianza en las oportunidades, mirada firme y penetrante al futuro incierto que se empaña en nuestros ojos. Se nos pide decisión y paso firme, no paso seguro, porque ese se queda al abrigo de las tempestades, sino un paso que no tema las tortuosas sendas que la mañana nos regala, y decisión para salir del confort y la comodidad de los caminos trillados, para emprender los viajes que solo el corazón entiende y la creatividad propone. Se nos pide creer en esos caminos sin retorno, porque para aquel que se abre a ellos todas las ventanas dan al mañana.

Encorsetados

evolucion-con-personalidad-y-caracter-propioHace unos días tuve la alegría de participar en el Congreso de Escuelas Católicas en Valladolid, y la suerte de hacerlo de manera activa, en una breve tertulia con Juan Carrión sobre el liderazgo creativo. El Congreso ha sido todo un propósito de cambio, de aire nuevo, ya hacía falta poder disfrutar de un estilo y de unos mensajes acordes con todos los cambios pedagógicos y pastorales que se están alcanzando en nuestros colegios. Gracias a los organizadores por la apuesta valiente y arriesgada, a los ponentes de auténtico lujo y especialmente a todos esos educadores apasionados y entregados, porque son ellos los que el lunes, sin tregua al cansancio, sin oídos para los profetas de calamidades, han puesto una sonrisa en su cara y han creído de nuevo en sus posibilidades y en sus alumnos.

Este post viene a razón de una pequeña polémica que se generó por unas palabras mías en la tertulia sobre el liderazgo creativo en nuestros colegios: Para que realmente podamos llamar creativo al tipo de liderazgo que queremos y necesitamos, debemos estar dispuestos a quitarnos el corsé de las grandes palabras, del siempre se ha hecho así, de los espacios y tiempos, incluso de los idearios y documentos de carácter propio que nos definen. El primer muro a mis palabras vino de altas jerarquías de algunas organizaciones de enseñanza, es por ello que quiero matizar aquí mis palabras.

Si creemos que la creatividad es la base necesaria para el cambio y para la participación, estamos llamados a creer en las nuevas ideas que se generan, a aceptar otros enfoques que no sean los institucionales, a dejar fluir en aguas de las que no esperábamos pescar. Un colegio con liderazgo creativo es un centro que promueve sinergias y experiencias de sentido, que aprovecha la pasión de cada uno de los que forman la comunidad educativa, que pondera la horizontalidad y conoce la humildad de sus líderes.

Sin un ideario, sin un carácter propio claro y abierto, estaremos condenados a vagar por rutas de desconcierto. Esto es cierto, pero también lo es que se nos reclama una mayor participación de todos en el momento de definir ese ideario, y cuando se generan nuevas ideas y nuevos horizontes cambian los caminos y las formas, desabsolutizamos incluso los conceptos que considerábamos intocables, tal vez porque ya no responden a la presencia evangelizadora y transformadora que la realidad nos pone en lo alto del pupitre.

En el ritmo frenético de cambios sociales y pedagógicos, ¿cómo seguir insistiendo en definir valores y visiones para quince o veinte años? Precisamente somos las instituciones religiosas, a causa de la rica y larga historia que nos precede, las más reacias a conceder el mínimo margen a los principios que siempre nos han identificado. Y nos resistimos aún más a que otros, incluso aunque vivan con más frescura nuestra misión y carisma, participen en esa redefinición.

Es aquí cuando el corsé aprieta, pero aguantamos. Es aquí cuando las palabras y la formas se resquebrajan, pero las limpiamos con esmero. Es aquí cuando las posiciones se enrocan, pero las defendemos como si en ello nos fuera la vida.

Encorsetados, enrocados, enmarcados, empeñados en poner el vino nuevo en los odres viejos, aprisionados por el miedo a perder la lengua o la mano derecha.