Dura casi 15 minutos pero siempre merece la pena parar un poco y escuchar a Arcadi.

No somos realmente conscientes de lo que nos toca para superar la crisis de un modo que respete la justicia, ni nos encontramos al final del túnel, ni nos espera nada bueno después de las elecciones del 20N. Si seguimos fiándonos de los grandes partidos pero los ciudadanos de a pié no hacemos nada, esto va a durar mucho. Lo peor no es que nos empobrezca a nosotros, que poco lo vamos a notar, lo peor es que se empobrecen más los de más abajo.

“Fíjense ustedes a qué gente están votando, fíjense en las imbecilidades de Tele5, o en ver como tontos siete partidos de fútbol. Para que estos cambios económicos puedan llegar hace falta que hagamos cambios morales, cambio de valores. Nunca en la historia hemos estado como hasta ahora…, y ahora que lo tenemos todo no hacemos nada…”

¡Qué triste comprobar cómo muchos cristianos siguen confiando en que “otros” hagan algo! Es parte de nuestro compromiso de fe construir bases de justicia. Una de las herencias negativas que la JMJ nos ha dejado es la idea de un enfrentamiento dialéctico y de principios sociales con lo que significa el movimiento 15M. Precisamente hoy, 15 de octubre, que se globaliza este movimiento, debemos darnos cuenta que lo que se defiende ahí son los principios cristianos más elementales. Imposible defender esos principios cuando chocan con privilegios, jerarquías y status quo inamovibles. ¡Y que los jóvenes cristianos no se den cuenta de eso!