No Joy (by Mike Petty)

Es difícil, a veces hasta complicado, escuchar de nuevo risas y palabras que se han convertido en eco de antiguas alegrías. Nos bloquea la visión de los engranajes oxidados de una vida que se parece demasiado a una montaña rusa, unos ratos arriba, otros en bajada de vértigo. Guardamos muchos “países de la alegría” abandonados, oasis de nostalgia a los que volver, a los que escapamos para reencontrarnos o para hundirnos aún más. Y olvidamos que tenemos la capacidad, casi la obligación, de hacer del momento presente un espacio de alegría.